domingo, noviembre 02, 2008

NO AL PROYECTO "SEGOVIA 21"


LAS PROPUESTAS DE CAMPOS DE GOLF CON
URBANIZACIONES EN LA PROVINCIA DE SEGOVIA SON UNA
AGRESIÓN QUE AMENAZA EL PAISAJE Y SUS HABITANTES.



El FORO SOCIAL DE SEGOVIA sigue pensando a pesar del reciente fallo de la Audiencia Provincial consideramos que las propuestas de construcción de campos de golf y Urbanizaciones en nuestra provincia, por parte de algunos Ayuntamientos, son una amenaza de destrucción de forma irreversible de nuestros recursos naturales: suelo, paisaje y agua, hipotecando nuestro futuro.Los Ayuntamientos se han convertido en meros intermediarios de las empresas constructoras e inmobiliarias, que deciden cómo y cuando se recalifican los terrenos, a cambio de pagos legales - los famosos convenios urbanísticos-, o ilegales, la pura y simple corrupción -como estamos contemplando a nivel nacional en tan amplios y variados puntos del país-.
Las ciudades y pueblos que apoyan estas propuestas no se planifican en función del interés general, con el objetivo de dotar de viviendas dignas y asequibles y de equipamientos a todos los ciudadanos, como recoge la Constitución, sino que se planifican en función de proyectos inmobiliarios y por mandato de los especuladores urbanísticos. De esta situación son responsables los Ayuntamientos, por ser los promotores de este modelo especulativo, pero lo será también la Junta de Castilla y León que permite y aprueba este tipo de planes urbanísticos que nos amenazan a todos.
Estas iniciativas, que amenazan a nuestro patrimonio paisajístico heredado, son contrarias al Plan de Desarrollo Sostenible de la Provincia de Segovia, cuando el objetivo debería ser transformarla en una provincia comprometida con la preservación del medioambiente, un baluarte y punto de referencia del turismo interior y de la calidad ambiental.

¿Cuál es la operación tipo ya conocida?
Es una recalificación de suelo rústico o publico, adquirido a bajo precio, para edificar. La promotora inmobiliaria acapara grandes extensiones de suelo rústico, adquirido a bajo precio -entre 2 y 5 euros el metro cuadrado- e impulsa los expedientes de reclasificación del suelo. Los Ayuntamientos los asumen sin reparos. Son urbanizaciones de segunda residencia, en montes y otras zonas, dirigidas a compradores de alto poder adquisitivo. Habitualmente ceden al Ayuntamiento de turno una buena cantidad de metros cuadrados de suelo rústico, a veces acompañado de dinero (1 millón de euros, por ejemplo), a cambio de reclasificar suelo rústico para levantar urbanizaciones de 1.000 ó 1.500 viviendas y campo de golf.

Las consecuencias para el agua:
Un campo de golf de 18 hoyos (proyecto de Segovia 21 por ejemplo) gasta -según dicen los expertos- el equivalente a la cantidad de agua que abastece a una población de unos 15.000 habitantes, sin contabilizar el consumo de la macrourbanización (1.000 viviendas), sus piscinas y jardines privados.
Para acallar las críticas, a veces, prometen regar los campos con aguas recicladas, pero dicen los expertos una vez más, que la hierba del césped no suele tolerar mucha cantidad de agua reciclada, pues “se quema”.

Las consecuencias ambientales:
Un campo de golf no puede ser considerando una zona verde, todo lo contrario: el principal objetivo de estos campos de golf reside en la construcción de urbanizaciones adosadas a ellos.
Para su mantenimiento, es decir para que sólo crezca un césped muy fino y de calidad, necesita grandes cantidades de agentes químicos que, con el tiempo, acabarán filtrándose a los acuíferos, ríos y pantanos cercanos, y contaminando las aguas de consumo humano.
Además de esta contaminación, la construcción de un campo de golf y de una macrourbanización adyacente implica, a menudo, la destrucción de espacios de valor ecológico, tala de árboles y pérdida de flora y fauna silvestres. Deteriora y contamina los hábitats naturales donde se van a instalar, desplazando hacia espacios cada vez más reducidos a las demás especies, provocando graves pérdidas de biodiversidad. Implican, también, una perdida de áreas naturales, vías pecuarias y caminos que siempre han sido lugares abiertos y transitados por personas del lugar, impidiendo su uso tradicional, tanto recreativo como de explotaciones naturales. Estas zonas se quedan pues, para el disfrute exclusivo de un pequeño sector de la población muy pudiente.
Estos proyectos, además, requieren un aporte continuo de materias, construcción de más presas y trasvases para el suministro de agua, más canteras para suministro de construcción, más centrales térmicas y plantas incineradoras para cubrir la demanda energética, más autopistas y aeropuertos para un acceso aún más rápido. Representan la entrada a un círculo infernal de más destrucción y contaminación.

¿Como actuar?
El Plan Estratégico de Segovia y su pueblos debe trabajar por la recuperación de los ecosistemas naturales a través de la regeneración de bosques de ribera y la restauración de la vegetación natural en tierras marginales, la conservación y mejora del patrimonio ambiental mediante proyectos encaminados a reducir la erosión, la contaminación urbana, agrícola e industrial, la mejora del paisaje y el aumento de espacios protegidos. Estos proyectos de campos de golf y urbanizaciones suponen todo lo contrario.


Consecuencias sociales y culturales:
Son una amenaza a la agricultura local y a los agricultores, debido a la subida de precios de las tierras agrícolas. Debido a esta colonización que se esconde detrás de la expresión “turismo, ocio y medioambiente”, van desapareciendo poco a poco la población autóctona, con su cultura, e identidad, justamente las mayores riquezas de los pueblos.

Otra consecuencia de esta invasión: es la subida del precio de la vivienda y su hipoteca y
Del coste de la vida. Mientras la gente joven se ve obligada a vivir con los padres por los precios prohibitivos de alquileres o por no encontrar una vivienda de precio asequible, la mayoría de las viviendas de las proyectadas urbanizaciones estarán desocupadas la mayor parte del año.
El único empleo que se genera en estas zonas es de baja cualificación y precario.
Los centros comerciales y de ocio que acompañan a estos proyectos acaban provocando el cierre de los negocios locales (tiendas, bares,…).


Hay alternativas para mantener una vida digna en la provincia de Segovia sin la insostenible sobreexplotación a que estarían sujetos los recursos naturales, que comprometerían seriamente el abastecimiento para el futuro, no preservando el patrimonio natural para generaciones venideras.
Estamos a tiempo de evitar que monten “El Proyecto Segovia 21”y otras barbaridades.
Si no es así, el futuro del paisaje y de sus habitantes se verá hipotecado de una forma irreversible.
FORO SOCIAL DE SEGOVIA

1 comentario:

Paco dijo...

Este blog está mejorando mucho, ha dado un cambio espectacular. Enhorabuena chaval, sigue así.